Campaign Wiki
Advertisement

Los Verdes desamos comenzar un proceso de construcción colectiva de una Espartinas humanizada, una ciudad que atienda primordialmente a la calidad de vida de sus habitantes. El "salto escalar" que nos proponían en el PGOU hacía referencia a la magnitud, a la cantidad, pretendiendo continuar con una dinámica de destrucción de nuestro hábitat a un ritmo frenético. Los Verdes, por el contrario, proponemos dar un giro radical y frenar en seco la depredación de nuestro territorio para concentrar nuestros esfuerzos en dar un salto cualitativo en todos los órdenes, de forma que el objetivo final que guiará toda nuestra actuación sea el de comenzar un proceso para construir un ecomunicipio, una Espartinas cuyo sólo nombre evoque un sello distintivo de calidad en el área metropolitana de Sevilla.

¿Puede convertirse Espartinas en un ecomunicipio, un municipio con una gestión integral del territorio en el que el desarrollo sostenible y el progreso social vayan de la mano?. Definitivamente, sí. Las características de Espartinas lo permiten en el momento actual, antes de que continúe la salvaje expansión urbanística que comenzó hace un lustro. Aún estamos a tiempo.

La “calidad”, en primer lugar, encierra en sí la idea del equilibrio: debe existir armonía y conjunción entre todos los factores que influyen en la conformación de la ciudad, de forma que ninguno de ellos adquiera tal tamaño o preponderancia que perjudique el desarrollo de los otros: el desarrollo del parque residencial de un pueblo debe ser compatible con la conservación de sus valores naturales, y éste con la oferta de empleo para sus habitantes, por poner un ejemplo. Sólo con ese equilibrio será posible satisfacer las necesidades humanas y conservar, al mismo tiempo, el entorno en que vivimos, utilizando los recursos naturales al ritmo que la propia Naturaleza es capaz de regenerar. Pero “calidad” significa también utilizar las últimas tecnologías para ponerlas al servicio del ciudadano y del territorio que habita. “Calidad” de vida en la ciudad, o el pueblo significa que éste se diseñe con la finalidad de ser disfrutado (no padecido) por todos sus habitantes. “Calidad” se refiere igualmente a la de la democracia con que se gestiona un ecomunicipio, que permite que cada ciudadano sea protagonista y corresponsable en la construcción de su ciudad: así la aceptará, la cuidará, la amará. “Calidad” significa que la ciudad se convierta en un espacio para la convivencia y en el que pueda desarrollarse todo el potencial creativo de sus habitantes. “Calidad” significa que todos debemos reeducarnos porque hemos entrado de forma inevitable en una nueva era, la del cambio climático, y el planeta hace tiempo que comenzó a mostrarnos que existen unos límites que ya hemos sobrepasado. Se trata, en definitiva, de cambiar de rumbo y hacerlo sabiendo a dónde nos dirigimos.

Hacemos, por tanto, una propuesta de cambio radical para conseguir un objetivo concreto. Pero esa tarea no será posible sin el convencimiento de los ciudadanos de la bondad del objetivo final propuesto ni será posible con formas rancias y autoritarias de gobernar que ignoran y prescinden de la mayor riqueza de cualquier ciudad: su capital humano, el mejor de cuantos recursos se pueda disponer, y que nosotros deseamos movilizar.

Comencemos a trabajar, hágamonos una hoja de ruta, definamos exactamente qué queremos conseguir y cuál es la mejor manera de conseguirlo. ¿Eres un profesional de la Educación?. Aportános a todos tus conocimientos y tus propuestas: pincha en algunas de las secciones y comienza a escribir. ¿Eres un jubilado?. Dínos qué problemas existen en Espartinas para tí y qué mejoras se te ocurren.

Hemos de decir que ignoramos la situación de las arcas municipales, que desconocemos qué ocurrirá con el PGOU que se está tramitando y cuyos convenios urbanísticos han aportado anticipos económicos a la Caja municipal. Partimos, en consecuencia, de una situación de incertidumbre y desinformación que imposibilita hacer cálculos económicos o financieros. Pero siempre podemos definir qué ciudad deseamos construir: los fondos de los que después se dispongan marcarán el ritmo con que será posible construirla.

Advertisement